03 mayo 2008

Capitulo 15 “Segundo encuentro”

Esa noche ella volvió, el eco de mi voz diciéndole “te amo” me rondaban por los oídos como moscas a la basura. Entro con mirada pensativa me miro y no dijo nada, no era necesario que dijese algo, prefirió quedar callada e inmóvil ante mi y yo preferí mirar el fuego de la chimenea y escuchar el crujido y las explosiones de la madera, el calor del fuego quemaba mi cara pero no quería moverme, no podía hacerlo, ella se arrodillo a mis pies y abrazo mi pierna derecha apoyando su cabeza sobre mi rodilla.
Lo único que hice y creí conveniente fue acariciar su cabeza y su cuello.
El “te amo” que le dije esa mañana estaba gritándome de forma ensordecedora en la cabeza, no soportaba el martirio y no me encontraba en condiciones para combatir al fantasma, abrí la boca y un te amo me salio del alma.
No se por que lo dije, no lo pensé, no lo quise hacer pero lo hice y ahora no podría escapar de la situación.
Ella levanto la cabeza y me miro directo a los ojos, aunque sentí que miro directo a mi corazón, la luz del fuego iluminaba solo la mitad de su rostro que tenia aspecto cansado.
Abrió la boca y me dijo, yo te amo más tonto!!
Cuando oí eso de salir de su boca, de su voz y de su corazón, solo pude traerla hacia mi y darle un beso con pasión, con ternura, delicado pero agresivo, suave pero áspero, lento pero tal vez demasiado rápido para la ocasión, esa noche hicimos el amor frente a la chimenea en el piso de mi living, y otra vez ocurrió lo que yo tanto temía y a la vez buscaba, el cuerpo de Valeria se convirtió en el de Sofía esta vez cuando la vi a los ojos, cuando sentí su piel suave como la seda, no me alegre, me asuste, trate de alejarme pero no pude, ella con solo poner su mano delicada en mi espalada me detuvo. Quise hablar pero no pude, me callo con un solo dedo sobre mis labios, en mi cabeza se desataba una nueva batalla, pero yo ya sabia el resultado, esto era lo mas real que me había pasado en la vida, me sentía solo, me sentía triste, me sentía feliz y no sabia que sentir realmente.
Decidí que tendría que dejarme llevar por ella, por su fuerza, por su baile, por su amor.
Y me llevo, y me deje llevar, me sentí en el cielo, era liviano como una pluma y pesado como el plomo, cerraba los ojos y el mundo me daba vuelta, fue donde ella me dijo, mírame, no cierres los ojos, pero al abrirlos nos encontramos parados los dos juntos en el desierto, esta vez no había espacios en blanco, esta vez no me encontraba en un rincón olvidado de la mente, esta vez me encontraba parado sobre la arena caliente y con mi esposa tomándome de las manos.
.-ahora podemos hablar. Dijo Sofía.

1 comentario:

Mi Baúl Sin Fondo dijo...

Me intriga lo que sintió Valeria al escuchar el "te amo" y el porque de su decisión de marcharse con su cartera en la mano y el corazón de su amado en el otro.
Me gustaría saber que pensó durante todo el día, que meditó, que la llevó a volver por la noche...las mujeres solemos ser muy misteriosas (x Valeria) y muy ansiosas (x mí) asi que espero que el avance de capítulos clarifique algunas dudas :)